Mathilde habla de su voluntariado en la República Democrática del Congo

Mathilde, una voluntaria francesa del Sagrado Corazón, relata sus dos meses de voluntariado en la República Democrática del Congo. Leer el artículo original (en francés)

Tras la muerte en el Congo de nuestra querida Hermana Fidéline, que ocupa un lugar especial en mi corazón, me gustaría escribir sobre lo que viví durante los dos meses que pasé en Kinshasa, en la República Democrática del Congo. Esta experiencia ha tenido un profundo efecto en mi vida, y siempre pienso con inmensa gratitud en la riqueza de lo que viví allí.

Hace casi un año, preparaba mi corazón para partir en servicio voluntario, a la espera de recibir mi país de misión. Cuando recibí el mensaje: «Mathilde, tengo la gran alegría de confirmarte que tu destino de partida será el Congo RDC», me llené de una inmensa alegría y de un gran afecto por la cultura que iba a conocer.

Mirando hacia atrás, creo que puedo decir que me fui con el corazón abierto de par en par, lleno de una inmensa sed de amar, de dejarme sorprender, de aprender, de entregarme, de crecer. Sumergirme así en lo desconocido, y dar ese gran salto a una cultura tan diferente, fue para mí un camino de abandono en el Señor, una puerta abierta de par en par para Dios, una oportunidad para dejarme guiar y ponerme enteramente en sus manos. Pude decirle plenamente: «Te doy toda mi vida Señor, te ofrezco y te consagro esta experiencia de voluntariado». Me fui con esta pequeña frase que había recibido unos meses antes durante un retiro: «Yo estaré contigo», las palabras que Dios dijo a Moisés (Éxodo 3.11-12). Lo recibí como si Dios me lo estuviera diciendo a mí, y se arraigó profundamente en mí, acompañándome a lo largo de mi voluntariado. Y puedo decir que el Señor siempre ha estado ahí, mostrándomelo de todas las maneras posibles, de las que a veces tardaba en darme cuenta.

Me enviaron para tres meses de voluntariado, pero acabé marchándome dos meses porque mi visado se retrasó. La espera hizo que mi deseo de irme creciera y madurara, ¡y la alegría fue aún mayor! Viví en la República Democrática del Congo, en la gran capital de Kinshasa, más concretamente en el barrio de Kimwenza. Es un barrio situado en una colina que domina la ciudad, con una mezcla de viviendas y vegetación, donde viven muchas comunidades religiosas.

Me acogieron calurosamente en la comunidad de las Hermanas del Sagrado Corazón de Kimwenza. Diariamente, repartía mi tiempo entre varias actividades: la escuela primaria, donde realizaba varios pequeños trabajos y pasaba tiempo con los niños; el centro de costura, donde chicas de entre 12 y 19 años aprendían a coser y con las que pude compartir mucho, charlar y dar clases de francés; y el internado de primaria, donde iba todas las tardes a jugar con los niños. Estos momentos compartidos con los niños, las niñas que cosían y los profesores fueron un verdadero tesoro.

También me lo pasé muy bien con las hermanas de mi comunidad. Fueron muy generosas y amables conmigo, entablamos una amistad y un vínculo maravillosos, y enseguida me sentí como en casa con ellas. Kimwenza se convirtió rápidamente en mi hogar. ¡Qué alegría que nuestras dos culturas se encontraran! Vivir en la comunidad y compartir momentos cotidianos con mis hermanas fue una de las mayores alegrías de mi experiencia. También tuve la suerte de conocer a las hermanas de las otras comunidades del Sagrado Corazón en el Congo, que fueron todas muy generosas conmigo.

Aprendí mucho durante este voluntariado, a todos los niveles. Vi una realidad del mundo que no conocía, la miseria, al descubrir la violencia, la pobreza y la injusticia. Pero también descubrí la fuerza y la alegría de vivir del pueblo congoleño, su gran generosidad a pesar de la situación de algunos, y su fe viva y llena de esperanza.

Durante esos dos meses, aprendí a mirar las cosas de una manera nueva, prestando atención a las pequeñas cosas, a las cosas sencillas y a las pequeñas alegrías cotidianas. Aprendí a ver y recibir los dones que el Señor me ofrecía cada día, aunque no siempre fuera fácil. Uno de los tesoros de mi experiencia fue saborear las pequeñas y sencillas alegrías de cada día, y compartirlas con quienes me rodeaban, en la sencillez de nuestra vida cotidiana.

Dije que me fui con el corazón abierto, pero se abrió mucho más durante este servicio voluntario, y también se llenó muy bien. Pude crecer en mi relación con Dios, con los demás, pero también conmigo mismo. En el Congo, tuve la sensación de que el Señor estaba plantando pequeñas semillas en mí, que Él ha ayudado a crecer un poco y que necesitan desarrollarse aún más.

Por último, me gustaría decir que mi trabajo voluntario me ha mostrado el tesoro y la belleza de la vida, en todas sus dimensiones.

«Todo es gracia» (Santa Teresa de Lisieux)


Section |Noticias Internacionales|RSCJ Voluntariado Internacional


Province |Belgium/France/Netherlands, Democratic Republic of Congo