Una oda a Mater Admirabilis de Uganda-Kenia

Dos novicias de la provincia de UGK, Francisca Gyaviira Nakagera y Ruth Nakiganda, han recopilado una serie de versos que elogian la belleza, la obediencia y la pureza de Mater Admirabilis.

¡Es tan maravilloso aclamar, Mater Admirabilis, a una mujer llena de virtudes! Verdaderamente la belleza era suya, como se dice. Pues todo lo que poseía era tan bello y digno de ser admirado e imitado. Como dice su nombre, era la Madre Admirable, que con su profunda humildad seguía la voluntad de Dios. Pedimos que podamos cultivar esta virtud en nuestra propia vida.

Su fe viva le hizo someterse de todo corazón a Dios y poner su fe absoluta en su Palabra y en su promesa. Buscamos la comunión con Dios, el dador de este don, elegimos confiar en Él y practicamos la acogida de sus dones con las manos abiertas.

¡Mater Admirabilis era una mujer tan obediente! Fue capaz de dar su fiat en el momento de la Anunciación. Como ella, rezamos para que podamos obedecer a Dios, incluso cuando no entendemos las cosas que suceden. A menudo se sacrificó para que se hiciera primero la voluntad de Dios. «No se haga mi voluntad, sino la tuya», como en Lucas 22, 42. Y, «He aquí la esclava del Señor, hágase según tu palabra», como en Lucas 1, 38. Rezamos para que aprendamos a hacer sacrificios por el bien de los demás. «Dios, enséñanos a amar tu voluntad como la nuestra».

Buscamos entender y vivir esa pureza divina que ella vivió. Su mente y su corazón eran puros. Vivía para amar y honrar a Dios con todo su corazón, su mente y su alma. Como en Deuteronomio 6:5, «Debes amar a Yahvé, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas». Que nuestras intenciones de cada día sean puras, rogamos. Impulsada por su virtud de la caridad, pidió a su Hijo en las bodas de Caná que hiciera más vino para los invitados. De ella tomamos la disposición de amar a los que nos rodean llevándoles a Jesús, que es el amor verdadero y perfecto.

Al celebrarla, aprendamos de ella la paciencia heroica que mostró al pie de la cruz, donde se convirtió en mártir por el sufrimiento, en unión con su Hijo, y pidamos el don de la perseverancia.

Mater Admirabilis, Ora Pronobis.

Francisca Gyaviira Nakagera y Ruth Nakiganda
Provincia UGK


Section |Noticias Internacionales


Province |Uganda/Kenia


Our Spirituality |La Tradición Espiritual del Sagrado Corazón


Tags |Mater Admirabilis