Abran sus corazones con Magdalena Sofía: Una mujer orientada hacia el futuro

La Provincia de BFN ha creado una serie mensual que presenta la vida y la obra de Magdalena Sofía y nos invita a seguir su audaz ejemplo. Lea la entrega del mes de mayo: Una mujer orientada hacia el futuro.

Fechas importantes de mayo

  • 25 de mayo – Fiesta de Santa Magdalena Sofia
  • 29 de mayo 1818 – Llegada de Filipina y las otras misioneras en la Nueva Orleans
  • 24 de mayo 1908 – Beatificación de Magdalena Sofia Barat
  • 24 de mayo 1925 – Canonización de Magdalena Sofia Barat

La vida de Magdalena Sofía

Desde la fundación, Magdalena Sofía, al igual que el jesuita San Francisco Javier, deseaba misiones lejanas. El Nuevo mundo atrajo a muchos emigrantes en busca de una vida mejor. Ya en 1818, no sin reflexión y vacilación, Magdalena Sofía envió a Filipina Duchesne a La Luisiana, con otras cuatro hermanas. Poco a poco, las comunidades se multiplicaron. Luego las religiosas fueron de Amèrica del Norte a Amèrica del Sur. Hoy, la Sociedad est· presente en unos cuarenta países, en todos los continentes. Al principio, Magdalena Sofía visitaba todas las fundaciones. Muy r·pidamente, ella no puede hacerlo todo y tiene que delegar otras religiosas. Para comprender mejor el mundo y trabajar por su transformación, ella adapta constantemente la formación. En 1863, funda el » juniorado » para las religiosas, un tiempo de profunda formación humana y espiritual que imparten algunas religiosas. Sin saberlo, inicia una «formación continua». «El mundo cambia; cambiemos tambièn nosotras», decía ella. El primer plan de estudios de 1805, destinado a las alumnas, se revisa y modifica periódicamente. Del mismo modo, la misión se adapta a las necesidades y al contexto: orfanatos, establecimientos para sordomudas, externados, ejercicios espirituales…

Para la oración

?Jesus eligió a otros setenta y dos discípulos y los envió de dos en dos delante de èl, a todas las ciudades y lugares adonde debía ir. Les dijo: ‘La cosecha es abundante, pero los obreros son pocos. Rueguen, pues, al dueño de la cosecha que envíe obreros a su cosecha. No lleven monedero, ni bolsón, ni sandalias, Al entrar en cualquier casa, bendíganla antes diciendo: ?La paz sea en esta casa.? Cuando entren en una ciudad y sean bien recibidos, coman lo que les sirvan, sanen a los enfermos y digan a su gente: El Reino de Dios ha venido a ustedes Los setenta y dos discípulos volvieron muy contentos.?

(Lucas 10, 1-2, 4-5, 8-9, 17)

?Jesus los envió de dos, en dos?: A menudo es m·s f·cil avanzar de dos en dos. Contemplar juntos este viaje. Tambièn hoy, la lectura de los Evangelios y la oración nos invitan a ir hacia personas y lugares que no conocemos. ¿He tenido alguna vez esta experiencia? ¿Cu·l es mi deseo de ser una/o de los «obreros» del Señor que preparan el terreno?

«Di primero ‘paz a esta casa y ‘cura a los enfermos?»: En los lugares donde vivo, ¿cómo se traduce «traer la paz»? «Curar a los enfermos» es ante todo «hacer el bien a los que lo necesitan»: ¿què forma toma esto en mi vida?

?Los setenta y dos discípulos volvieron muy contentos??: ¿He tenido la experiencia de que conocer mejor a Jesús, traer la paz, hacer el bien, me da una profunda alegría? Pide la gracia de hacer la experiencia de esta alegría de los discípulos de Cristo.

De los escritos

«Vamos, mis buenas hijas, en camino a la carrera; no m·s retrasos. Cuento con ustedes para reparar esta desafortunada brecha para regenerar la Sociedad; ustedes son la reserva de la que debemos extraer almas fuertemente empapadas en la vida interior. Siga con docilidad las lecciones que aquí se les est· prodigando con tanto celo, y diga con el profeta: ?Señor, es bueno que yo °hoy mismo empiezo!??

(Conferencia sobre el espíritu interior, agosto 1844, Jette)

«La unidad que es nuestra fuerza debe ser preservada en el espíritu, en los principios, y en la sustancia de la educación con su car·cter religioso, filosófico y literario… Si queremos realizar nuestra obra, sigamos siendo nosotras mismas. Esto no significa, y no hace falta decirlo, que nos inmovilicemos en una especie de inercia que se opone a todo progreso.?

(Janet Stuart, Superiora General, principios del siglo XX)

Textos para hoy

«Seguimos convencidas de que para leer los signos de los tiempos a la luz de la fe y hacer opciones para nuestro servicio apostólico, necesitamos espíritus iluminados y corazones que disciernan; tambièn requiere que estemos prontas a tomar riesgos, a ser desarraigadas, a movernos a nuevos lugares por el bien del Reino».

(Informe del Consejo General, 1994)

Texto de referencia para los establecimientos escolares del Sagrado Corazón en Francia:

  • Fijar sobre cada joven, sobre cada persona, una mirada de amor que, m·s all· de las apariencias, se dirige a lo m·s profundo del ser en crecimiento.
  • Desarrollar armoniosamente la totalidad del ser humano: cuerpo, inteligencia, libre albedrío, corazón, interioridad.
  • Ofrecer una educación que no oponga fe y la razón, sino que las combina armoniosamente y enseña a leer el mundo en su complejidad; a tomar decisiones en libertad y con responsabilidad; centrarse en la justicia y la paz; a reconocer y dejarse tocar por lo bello.
  • Favorecer la formación a la expresión oral, escrita y artística.
  • Prestar especial atención a los jóvenes con problemas emocionales, intelectuales o materiales.
  • Crear estructuras adaptadas a llevar a cada alumna/o al m·ximo de su potencial.

Una invitación

El amor del corazón ardiente de Jesús permitió a Magdalena Sofía avanzar hacia una libertad interior al servicio de lo esencial.

  • ¿A què me invita esto hoy?
  • ¿Estoy dispuesta/o a dejar de lado las preocupaciones secundarias para dejar crecer en mí la obediencia al Espíritu, para elegir lo que lleva a m·s vida, a caminos siempre abiertos donde Dios ya est· dando fruto?

Escucha los cantos y la música


Section |Historia|Noticias Internacionales


Province |Bélgica/Francia/Países Bajos


Our Spirituality |Reflexiones a través del mundo


Tags |Madeleine Sophie|Magdalena Sofía|Saint Madeleine Sophie Barat|Sainte Madeleine Sophie Barat|Santa Magdalena Sofía Barat