Actualización Covid-19: Uganda – Kenia

A partir del 31 de marzo de 2020

Les escribo para saludarlas y darles noticias sobre la provincia de Uganda-Kenia. Estamos rezando por todas ustedes para que Dios las proteja contra el Covid-19. Agradecemos al Consejo General por su constante comunicación con nosotras y sobre su llegada a salvo a la Casa Madre. Todas estamos bien hasta ahora, tratando de tomar todas las precauciones posibles contra este virus.

A partir de la segunda semana de marzo comenzamos a entrar en pánico cuando nuestros países vecinos tuvieron los primeros casos de COVID-19. Kenia tuvo el primer caso el 13 de marzo: una joven que acababa de regresar de Inglaterra. Con el paso de los días, el Ministerio de Salud de Uganda y Kenia reportó más casos.

Mientras veíamos y escuchábamos el creciente número de casos de Covid-19 en otros países, empezamos a temer porque nuestros aeropuertos estaban abiertos y muchos vuelos seguían entrando y saliendo. Empezamos a recibir mensajes de los medios de comunicación llamándonos a tomar precauciones serias (ponerse máscaras, lavarse y desinfectarse las manos, no darse la mano, etc.)

Este alto pico de Covid-19 llegó poco después de recibir un decreto del Arzobispo de Kampala y Nairobi que impedía a todos los fieles recibir la Eucaristía en las manos, sino en la lengua. Quiero decirles que tuvimos un conflicto con este decreto. Muchos de nosotras nos preguntábamos cómo podíamos recibir a Jesús en la lengua con este virus en nuestras puertas. En medio de la confusión, el gobierno ordenó a todos los lugares de reunión que se reunieran para poner desinfectantes en cada entrada. Al ver los desinfectantes en las entradas de nuestra Iglesia, con una advertencia “sólo úsenlos al entrar y úsenlos una vez porque son muy caros”, nuestro párroco no estaba seguro de qué hacer con el decreto. Algunas de nosotras decidimos recibir a Jesús en la mano y si nos negábamos estábamos listos para dejar de recibir a Jesús. Queríamos hablar por los que no tienen voz en la acción. Antes de que el Decreto fuera revisado, el Presidente comunicó, entre varias directivas, el cierre de todos los lugares de culto. Después de unos días, la Conferencia de Obispos de Uganda envió sus directivas, entre las que se encontraba la de impedir que los fieles recibieran la Eucaristía en la lengua. Rezamos para que, incluso después de la crisis, se nos permita recibir la Eucaristía en nuestras manos.

Los Presidentes de nuestros dos países se dirigieron a las Naciones con una variedad de medidas de control. Entre ellas estaba el cierre de todas las instituciones de educación, de los lugares de culto y de las grandes reuniones, el cierre de las fronteras, etc. Todas nuestras hermanas que trabajaban en las escuelas tuvieron que llamar urgentemente a los padres para que se llevaran a sus hijos a casa.

Al igual que en otros países, nuestros presidentes, tanto en Kenia como en Uganda, han estado atentos dirigiéndose constantemente a la población para comunicar las medidas de control. Los casos de Covid-19 han sido puestos en cuarentena en lugares comunes y algunos en sus casas. A partir de la noche del 24, todos los transportes públicos, incluyendo los Boda Bodas (motocicletas), fueron detenidos en Uganda, y en Kenia el Presidente impuso el toque de queda desde las 7:00 de la tarde y hasta las 5:00 de la mañana. Estas medidas han sido reforzadas por la policía y el ejército de ambos países, lo que ha tenido un efecto tanto positivo como negativo. En algunos lugares la policía ha estado golpeando violentamente a los que no han seguido las directivas. Mucha gente se quedó abandonada en las calles buscando medios de transporte para regresar a sus casas de origen en los pueblos; esto fue doloroso. Los comerciantes subieron los precios de la mayoría de los productos básicos, haciendo la vida difícil para la mayoría de la gente, además de que muchos se han quedado sin trabajo y hay muchos trabajadores ocasionales. Llegar a los trabajos es difícil o imposible ya que no hay transporte público. El sector de la salud se ve más afectado porque los trabajadores de la salud tienen dificultades para llegar a los centros médicos. En Uganda tenemos escasez de equipo médico para hacer pruebas del Covid-19 con sólo un hospital en el país.

Hoy en día, mientras escribo, Uganda tiene 30 casos, entre los cuales hay un bebé de ocho meses que contrajo la enfermedad de su padre que había regresado del extranjero. Kenia tiene 38 casos con una defunción. Todos los casos son importados. Nuestro temor es que estamos en el período de incubación y pensamos tener más casos en los próximos días porque todos los casos actuales tuvieron contacto con alguna persona de una forma u otra. Esperamos más restricciones en caso de que haya un aumento de los casos de Covid en ambos países.

Lo que todas las RSCJ están haciendo durante este tiempo de desafío:

Todas nosotras, incluyendo nuestras familias, colaboradores, estudiantes, etc., de momento estamos bien. Nos quedamos en casa y no podemos agradecer a Dios lo suficiente por tener todo lo que necesitamos, pero teniendo en cuenta a aquellos que tienen hambre y a los que están en situaciones desesperadas en los hospitales y a los que no pueden acceder a ninguna instalación médica por falta de transporte. 

Hemos intensificado la oración. Algunas comunidades tienen adoración perpetua, otras tienen adoraciones periódicas y otros medios de oración. Algunas comunidades tienen misas privadas en las comunidades (sólo las que están muy cerca de las iglesias parroquiales y que viven en la misma instalación que los sacerdotes y con pocas personas donde se mantiene la distancia social). Otras comunidades tienen paraliturgias y asisten a misas por televisión.

Estamos unidas con el mundo entero y especialmente con los países más afectados por este virus. Vemos una parte de lo que sucede en estos países en la televisión y nos quedamos sin palabras. Con cariño y cuidado especial nos unimos a la Sociedad y especialmente a las Provincias de los países donde el número de muertos aumenta cada hora. Miramos al Corazón traspasado de Jesús con esperanza y ponemos todos nuestros gritos en Él, que es el único que tiene el remedio eterno.

Este es un momento de incertidumbre, ya que no sabemos qué pasará mañana o la próxima semana. Nos estamos haciendo más conscientes de nuestra total dependencia de Dios. Paradójicamente, este tiempo ha renovado nuestro estilo de vida. Estamos viviendo juntas más que nunca, nos cuidamos unas a otras y comemos juntas todas las comidas. Pasamos más tiempo juntas y hacemos cosas juntas más que nunca. Nos estamos volviendo más contemplativas y las cuatro Llamadas de nuestro Capítulo 2016 se viven a otro nivel, más profundo que antes. Vivimos más humanamente renovando nuestras relaciones, tenemos más tiempo para el silencio mientras nos sentamos ante el Señor mirando sin palabras y hay menos ruido en nuestro vecindario. Somos y actuamos como un solo cuerpo y hemos alcanzado nuevas fronteras de una manera u otra. Estamos unidas en la solidaridad; las clases sociales o económicas son innumerables y el Ecumenismo se ha fortalecido. Este es el camino a seguir mientras nos preparamos para las nuevas formas de organizarnos en un mundo que está segmentado en diferentes tipos.

Esta situación ha vuelto a despertar la necesidad de que usemos la tecnología. El Comité del Capítulo Provincial tuvo su última reunión por Skype. Agradecemos al Consejo General y al Equipo Internacional de Comunicación por el esfuerzo que están haciendo para darnos más habilidad tecnológica. La mayoría de las hermanas trabajan desde casa, los estudiantes tienen estudios en línea y los Gobiernos animaron a las instituciones a dar clases a los estudiantes utilizando diferentes medios posibles que van desde la radio a Internet, etc. Esto es muy difícil para muchos estudiantes ya que muchos no tienen computadoras, Smartphone o tienen redes inestables o no las tienen.

Sigamos en el amor y en la oración y encontremos la esperanza en nuestro creador.

Unidas en la Trinidad.

Anamaria Nankusu rscj, en nombre de todas las hermanas de Uganda/Kenya
 
 

Section |Noticias Internacionales


Province |Uganda/Kenia