Año de Oración: Semana 20

Santa Rosa Filipina Duchesne, escultura de Harry Weber, Academia del Sagrado Corazón, St. Charles, Missouri

 
Una auténtica alegría

Aquellas que pensamos que estamos demasiado mayores para hacer algo, solo necesitamos mirar a Filipina Duchesne para inspirarnos. A sus casi 50, dejó su hogar para ir a Luisiana, y a los 72 emigró a Sugar Creek, Kansas, para vivir entre los Potawatomi. Cuando en un momento dado queremos decir, como los discípulos en el monte Tabor: “instalémonos aquí y ya no hagamos más,” Filipina nos invita a bajar de la montaña al barro de la vida, dejar la altura y bajar a nivel del mar, de Grenoble y París a Nueva Orleans y San Luis. En medio de la desesperación y la impotencia, cuando nos falla el lenguaje, Filipina, la mujer que siempre reza, nos invita con un gesto a vivir con el valor y confianza que nacen de la contemplación incesante, para poder decir “Disculpen, pero tenemos que hacer la obra de Dios.”

Mary Hotz rscj

 


Province |Estados Unidos y Canadá


Our Spirituality |Reflexiones a través del mundo