"Amen como yo las he amado"

El jueves, 25 de enero 2018,
once RSCJ, que están en Roma para la probación
(un período de preparación intensiva
para el compromiso definitivo),
recibieron su nombre y divisa.​

Desde los tiempos de Santa Magdalena Sofía, cada grupo de probación ha recibido un nombre y una divisa que las acompañará en la vivencia de su vocación en el futuro. Aunque estos sean un regalo único para cada grupo de probación, también es una invitación a toda la Sociedad del Sagrado Corazón.

Hoy, la Superiora General Barbara Dawson RSCJ dio a este grupo de probación su nombre y divisa:

Con la profesión perpetua, se están uniendo a Sofía que aprendió a amar a través de las amistades y del sufrimiento. Le encantaba decir que nació del fuego y que su único deseo era entregar al mundo el fuego del amor de Jesús. Sofía sintonizó su corazón con el corazón de Jesús: “yo he venido a traer fuego sobre la tierra y ¡cómo desearía que ya estuviera ardiendo.”  (Lucas 12, 49). Y cada una de nosotras está llamada a hacer lo mismo.
 
Por lo tanto, hemos elegido como nombre para su probación la misma llamada que acompañó a Sofía en cada momento de su vida.
 
Amen como yo las he amado   (Juan 15, 12)
 
Y esta es la divisa que orientará la forma en que ustedes, como comunidad de probación, vivirán su nombre:
 
El fuego del amor de Jesús abre nuestros corazones 
al latido del corazón del mundo y a los clamores del pueblo de Dios.
 
Pedimos que Jesús siga siendo el fuego de sus vidas y amor, que María, quien enseñó a amar a Jesús y que fue la primera mujer de la comunidad cristiana, les enseñe a ser compasivas y valientes. Y que Sofía, nuestra hermana mayor, que proclamó su amor por Jesús y por la Iglesia con profundidad, fuerza, valor y fidelidad, esté con ustedes, como hermana y maestra, a lo largo de su vida.
 
 
Durante su profesión perpetua el domingo, 27 de enero, regocijamos con ellas, sus provincias, y toda la Sociedad. Nos unimos con el Equipo Central en la oración por ellas:
 
Que el amor del Padre sintonice sus corazones con el de Jesús.

Que aprendan de Jesús su manera de encontrarse y caminar con la gente.

Que el Espíritu Santo encienda sus corazones con alegría 
y que esta alegría se convierta en gozo para los demás.

 
Pedimos esto en nombre de Dios, Padre y Madre, 
a través de Jesús nuestro hermano y amigo
y con la fuerza del Espíritu que estará con ustedes para siempre.

 
Amén.